Jnana Yoga El Camino del Conocimiento | Ediciones Discovery
¿Qué es lo que nos impide conocer nuestra verdadera naturaleza y la naturaleza del mundo que nos rodea? El velo de Maya.
Swami Vivekananda, Yoga, Jnana Yoga, Autoconocimiento, Filosofía, Ramakrishna
19904
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-19904,bridge-core-1.0.5,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Jnana Yoga
El Camino del Conocimiento

No hay necesidad de buscar la divinidad en nuestro exterior: nosotros mismos ya somos divinos. ¿Qué es lo que nos impide conocer nuestra verdadera naturaleza y la naturaleza del mundo que nos rodea? El velo de Maya. El Jnana Yoga es el proceso de arrancar ese velo, desgarrándolo mediante un doble enfoque.

JNANA YOGA: EL CAMINO DEL CONOCIMIENTO

SWAMI VIVEKANANDA

Traducido por Mariana Garcia Naranjo, Helena Martín Gallego
Editado por Juan José Andrés, Pedro José Barrios Rodréguez

CUBIERTA DEL LIBRO

Bhakti Yoga, o el camino de la devoción está basado en una doctrina «Amor es Dios y Dios es amor». El Bhakti yogi experimenta la separación y anhela conocer o vislumbrar a su amada. Nada le atrae, nadie llama su atención y todo lo demás carece de sentido. Swami Vivekananda sostiene el Bhakti Yoga es la forma más directa y la más breve para experimentar lo divino. No hay nada más que amor y el Bhakti Yoga es la religión del amor.

  • Bhakti Yoga atrae particularmente a aquellos de naturaleza emocional. El Bhakti yogi está motivado principalmente por el poder del amor y ve a Dios como la encarnación del amor. A través de la oración, adoración y ritual él se entrega a Dios, canalizando y transmutando sus emociones en amor incondicional o devoción. Al corear o cantar las alabanzas de Dios se forma una parte substancial del Bhakti Yoga.
Jnana Yoga: El Camino del Conocimiento, Swami Vivekananda
Jnana Yoga: El Camino del Conocimiento, Swami Vivekananda

FICHA DEL LIBRO

Tabla de Contenido

Los Cuatro Caminos para la Realización Espiritual

I : El Camino del Conocimiento

II : El Camino del Conocimiento de Sí

III : El Camino de la Acción Desinteresada

IV : El Camino de la Devoción

Jnana Yoga : El Camino del Conocimiento

Capítulo I : La Necesidad de la Religión

Capítulo II : La Auténtica Naturaleza del Ser Humano

Capítulo III : Maya e Ilusión

Capítulo IV : Maya y la Evolución del Concepto de Dios

Capítulo V : Maya y Libertad

Capítulo VI : El Absoluto y Su Manifestación

Capítulo VII : Dios en Todo

Capítulo VIII : Realización

Capítulo IX : Unidad en la Diversidad

Capítulo X : La Libertad del Alma

Capítulo XI : El Cosmos (El Macrocosmos)

Capítulo XII : El Cosmos (El Microcosmos)

Capítulo XIII : Inmortalidad

Capítulo XIV : El Atman

Capítulo XV : El Atman : Sus Ataduras y Su Libertad

Capítulo XVI : El Ser Humano Real y El Aparente

Los Cuatro Caminos para la Realización Espiritual

Los habitantes del subcontinente indio llevan practicando desde tiempos ancestrales disciplinas espirituales cuyo propósito consiste en liberar la mente y alcanzar un estado de consciencia serena y libre de ataduras. El conjunto de estas prácticas que pretenden desarrollar este estado de equilibrio, pureza, sabiduría y paz interior se conoce como yoga. Esta palabra significa « acoplamiento » o « unión », en referencia a la unión con el Yo superior, que es el objetivo descrito en los « Upanishads ».

 

Los sabios distinguían cuatro tipos básicos de personas y desarrollaron prácticas de yoga adaptadas a cada uno de estos tipos con el objetivo de que cada hombre pudiese alcanzar la deseada unión con el Yo superior.

 

  • Para las personas racionales, existe el Camino del Conocimiento.
  • Así, para las personas meditativas, existe el Camino del Conocimiento de Sí.
  • Para las personas activas por naturaleza existe el Camino de la Aacción Desinteresada.
  • Para las personas emocionales existe el Camino de la Devoción.

 

I. El camino del conocimiento — El Jnana yoga

 

Consiste en intentar encontrar la identidad del « Brahman / Atman » estudiando los Vedas (los textos sagrados de la tradición hindú) y contemplando el Yo :

 

Tras negar [la identidad del individuo con su cuerpo, sus sentidos y su mente] por medio del « no esto, no aquello » la única consciencia que queda es : esto es lo que soy […].

 

El pensamiento « ¿Quién soy yo? » destruirá cualquier otro pensamiento y, al igual que un palo usado para remover las brasas, terminará por autodestruirse. En ese instante surgirá la realización del Y.

 

II. El camino del conocimiento de Sí — El Raja yoga

 

Existen varias prácticas — como las descritas en los Yoga sutras de Patanjali o la práctica más reciente conocida como Kundalini — que se centran en ciertas técnicas cuya finalidad radica en llevar la mente a un estado de extrema concentración conocido como el Samadhi, en el que se alcanza la unión con lo Absoluto. Estas técnicas consisten en adoptar determinadas posturas físicas, en controlar la respiración, en mantras y en la visualización.

 

Las palabras y el lenguaje no bastan para describir tal estado de exaltación…La mente, el intelecto y los sentidos dejan de funcionar… Se trata de un estado de felicidad y sabiduría eternas. Toda dualidad desaparece por completo. Todo lo visible se confunde con lo invisible o con lo ininteligible. Lo único que se contempla es la propia alma.

 

— Living Religions, 80

 

III. El camino de la acción desinteresada — El Karma yoga

 

El Karma yoga se basaba originalmente en el Varnasrama dharma, es decir, en llevar a cabo acciones de acuerdo con los deberes (dharma) propios de la casta de una persona (varna) y de su etapa de la vida (asrama). Actuando según los principios del Varnasrama dharma, la persona podrá atravesar progresivamente las cuatro etapas de la vida (estudiante, cabeza de familia, ermitaño y renunciante) hasta la liberación final del ciclo del renacimiento (moksha), aunque este proceso requiera varias vidas para ser completado.

 

No obstante, en el Bhagavad Gita, Krishna redefine el Karma yoga combinándolo con la idea fundamental del Jnana yoga, — es decir la identidad final del Yo individual (Atman) y del Yo univeral (Brahman) —, llegando a la conclusión de que es lo absoluto lo que realiza todas las acciones. Por esta toma de consciencia, el individuo es capaz de realizar una acción sin ningún interés en su resultado y sin ninguna sensación personal de don. Renunciando al apego derivado de una acción, el individuo alcanza la liberación de sí mismo en el mismo medio de trabajo :

 

Yo estoy presente en todo el universo en mi forma no manifiesta. Todos los seres existen en mí, y aún así, no dependo de ellos. ¡ Contemplad el misterio de mi condición sublime ! […] Los ignorantes no reconocen más allá de las apariencias físicas mi naturaleza verdadera como Señor de toda la creación. Estos seres borrachos de ilusión están carentes de conocimiento ; sus vidas están plagadas de desastres y perversiones. Vanas son sus esperanzas e igualmente vanas son sus acciones […]. Solo las grandes almas reconocen mi divina naturaleza. Tras concebir que yo soy la fuente eterna de donde surge todo, me adoran con todo su ser. Luchan constantemente, con fuerte determinación y me adoran sin dudas. Rebosantes de devoción, cantan a mi divina gloria […]. Yo acepto cualquier ofrenda que un corazón puro me haga, ya sea una hoja, una flor, una fruta o incluso agua : acepto todo lo que me haya sido ofrecido por amor. Cualquier cosa que hagas, ofréndemela a mí. La comida que comas, los sacrificios que realices, la ayuda que ofrezcas e incluso los sufrimientos que vengan a tu vida. De este modo te habrás liberado de las ataduras del Karma, tanto si sus frutos son buenos como si son malos. Perseverando así en la renuncia y en el yoga, serás libre y vendrás a mí. Yo considero a todos los seres iguales, no me inclino por ninguno. Pero los que me adoran con amor viven en mí y vengo al mundo en ellos […]. Todos los que buscan en mí su refugio, sin importar su origen, raza, sexo o casta, alcanzarán la meta suprema ; esta meta pueden alcanzarla incluso los despreciados por sus entornos […] En consecuencia, puesto que has nacido en un mundo vacuo y transitorio, entrégame todo tu amor. Llena tu mente de mi persona, ámame, sírveme, adórame siempre. Búscame en tu interior y vendrás a mí.

 

IV. El camino de la devoción — El Bhakti yoga

 

El Bahkti yoga está estrechamente ligado a la noción del Karma yoga expuesta en el Bhagavad Gita, pues precisamente realizando una acción con un espíritu de devoción hacia Krishna (más que como un medio para generar un karma favorable para el individuo, ya sea en esta vida o en la futura) la persona consigue liberarse del ciclo del renacimiento. Esta devoción se manifiesta en un sentimiento de amor intenso hacia Dios que se experimenta a menudo en la poesía o en la música, como la ofrenda siguiente de Mirabai :

 

Sin Krishna no puedo dormir.
Torturada por la envidia no puedo dormir,
Y el fuego del amor
Me lleva errante de un lado a otro.
Sin la luz de mi Amado
Mi hogar está en penumbra,
Y las lámparas no son suficientes.
Sin mi Amado mi lecho está frío,
Y paso las noches en vela
¿Cuándo volverá mi Amado?
…¿Qué he de hacer?¿Adónde ir?
¿Quién puede aliviar mis penas?
Mi cuerpo fue mordido
Por la serpiente de la « ausencia »
Y mi vida se evapora
Con cada latido de mi corazón
…Mi Señor, ¿cuándo vendrás
a buscar a tu Mira?
…¿Cuándo, Mi Señor?
¿Vendrás a reír y a hablar conmigo?

 

Dado que el Bhakti yoga es más fácil de practicar que el Raja yoga o el Jnana yoga, se presenta como la modalidad más extendida entre los hindúes. Sri Ramakrishna describe con belleza sus atractivos en la siguiente cita :

 

Mientas el « Yo » perdure, la consciencia verdadera y la Liberación son imposibles… [No obstante], ¿cuántos pueden alcanzar esta Unión [Samadhi] y liberarse ellos mismo de este « Yo »?

 

Es verdad que unos pocos pueden deshacerse del « Yo » por medio del samadhi, pero estos casos son muy raros. Puedes entregarte a miles de razonamientos, pero el « Yo » todavía vuelve. Puedes cortar el aswattha hasta la misma raíz hoy, pero mañana notarás que de la raíz está saliendo un brote. Por lo tanto, si el « Yo » tiene que quedar, deja que el canalla quede como el « Yo » servidor.

SOBRE EL AUTOR

PUBLICACIONES RELACIONADAS